Carta a mi mente

Querida amiga,

 
Tus juicios, tus presiones y la forma en que a veces malinterpretas la realidad que mi cerebro crea me entretienen ahora más de lo que lo hacían antes.
 
Antes me agobiaban, me hacían actuar de forma absurda y me decían o recordaban a todas horas del día (o quizás a las peores), todas esas frases desagradables, comentarios, miradas y desaprobaciones que mis sentidos han llegado a recoger durante los años que llevo como persona en la faz de la tierra.
 
Pero no hay rencores, he aprendido a apreciarte, a conocerte, a comprenderte y a prestarte la atención justa para que podamos llevar una existencia feliz y equilibrada.
 
Hoy solo tengo que decirte que estamos juntas en esto, que no somos enemigas mortales y que venga lo que venga formamos un equipo perfecto para sacar lo mejor de nosotras mismas. Que en este proyecto en que estamos inmersas no hay fracaso posible, es un experimento, una aventura, un salto al vacío para romper con la realidad estática y vacía que se nos quedó pequeña hace tiempo. 
 
Es el momento de salir de nuestra cabeza y saltar a la acción. Como en toda aventura, no tenemos ni idea de lo que va a pasar, pero lo que sí sabemos tu y yo (o yo y yo) es que vamos a aprender más de lo que podamos imaginar y poner en palabras. Vamos a crear cambios en el espacio interior y exterior a nosotras.
 
Hagamos pues una onda que ondule el aire y que mueva olas, que nos lleve lejos y cambie nuestro mundo y ya de paso, ¿porqué no? que mueva a otros a cambiar el suyo. Porque la realidad no es única, sino personal y privada y te tienen que dar permiso para entrar en la ajena.
 
Con todo el cariño,
 
Ame

Esta carta la escribí hace dos meses para dejar escapar parte de la presión que sentía porque me había autoimpuesto publicar este blog en Septiembre.
¿Qué sientes tú que tienes que compartir con el mundo y que a veces callas o ignoras?
¿Crees que te pones la zancadilla más que el mundo que te rodea?
carta-mente
Publicado en Blog Etiquetado con:
5 Comentarios en “Carta a mi mente
  1. Laura dice:

    Aprender…es jugar, aventurarse, crecer, y sin duda equivocarse… y equivocarse es una oportunidad, toda una suerte!!

    Comparto con vosotras este diálogo interno que ejerce presión y al que hay que saber interpretar…algunas veces consigo dar gracias por los errores y sentirme satisfecha sin mas 😉

    • Ame dice:

      Hola Laura! Me encantan tus palabras. Equivocarse y probar, probar, y volver a probar… en lugar de estar siempre mirando al horizonte y al resultado final, cuando lo que está pasando de verdad es aquí y ahora. Tal y como dices todo es más sencillo de lo que nos decimos constantemente. Gracias por venir 😀

  2. Marga dice:

    Yo, Ame, me pongo la zancadilla a más no poder, pero tras un costoso cambio, ahora me alegro no de no ponermelas, sino por ser capaz de identificarlas cuando aparecen y darles la vuelta cual tortilla( si es q tengo el día fino). Primera zancadilla:presionarme para “cumplir con todo”. Respuesta: lo q pueda y/o me apetezca 😉

    • Ame dice:

      Me encanta, me has descrito a mí misma jaja Estoy segura de que fue un cambio muy costoso, pero Marga, eso que has logrado es oro. Asumir que van a pasar cuando lo hagan, identificarlas y hacer que pierdan fuelle cambia el panorama radicalmente.

      “Cumplir con todo” es un fantasma que me persigue bastante, sin darme cuenta ya estoy otra vez corriendo para cumplir, cumplir, cumplir,… hasta que me paro, respiro, lo escucho resonar en mi cabeza y termino riéndome de mí misma… 😀

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*