Tu curiosidad mató al miedo

No voy a ser tan ingenua como para pensar que soy la única aquí fuera, en el vasto océano digital, que tiene al duende de la crítica acechando en las horas más intempestivas {y en el resto también}. Pero precisamente porque acabo de empezar voy a tirar de la manta y hacerlo salir para mirarlo a la cara sin más rodeos. Tú sabes cuál es el tuyo, el que más te bloquea o el que te ha perseguido siempre. No le pierdas ojo que vamos a por él. #IncondicionalMente #Curiosidad #Miedo #Reto

No voy a ser tan ingenua como para pensar que soy la única aquí fuera, en el vasto océano digital, que tiene al duende de la crítica acechando en las horas más intempestivas (y en el resto también). Pero precisamente porque acabo de empezar voy a tirar de la manta y hacerlo salir para mirarlo a la cara sin más rodeos. Tú sabes cuál es el tuyo, el que más te bloquea o el que te ha perseguido siempre. No le pierdas ojo que vamos a por él.

Mi punto de partida

Me intimidan muchas personas a las que leo dentro del mundo online en España y fuera, y a la vez, me inspiran a hacerme mi propio hueco y sacar fuera lo que llevo dentro. Es una fluctuación constante que llevo experimentando los seis últimos meses. Unos días me siento poderosa, capaz de todo, y otros creo que he perdido la cabeza y voy a hacer el mayor ridículo.

No son solo pensamientos que me agitan. Son las emociones que evocan y sacuden, que hacen que me encuentre a mi misma al otro extremo de una cadena de acciones que nunca hubiese seguido de no haber mediado esas emociones intoxicantes (por ejemplo: haciendo de todo menos escribir, engancharme con redes sociales u otros, ponerme a hacer tareas pendientes que no son para nada urgentes,…).

Es como una bola de nieve que comienza con mi más pequeña e “inocente” observación crítica de lo que estoy haciendo y se convierte en una avalancha de malestar y auto-machaque.

¿Desde dónde empiezas tú? Espero que estés pensando en algo concreto, no en la lista larga, sino en lo que más te fastidia porque no te deja llegar a algo muy importante para ti.

Las opciones

Tienes dos opciones a la hora de afrontar un reto, una es en modo de aproximación y la otra en modo de evitación. Podemos considerarlos dos estados generales de nuestro cerebro que compartimos con el resto de animales, aunque en nuestro caso puedan ser marcos de referencia, actitudes a la hora de afrontar una situación, una idea, una emoción, y que nos predisponen a unas acciones e irremediablemente a unos resultados.

  • Cuando estás dentro del modo de aproximación tienes claro el objetivo, vas hacia él y además eres creativa, exploras, interactúas, improvisas, estás más relajada y cómoda con la situación, resumiendo: tienes una actitud positiva.
  • Cuando afrontas una situación desde el modo de evitación lo ves todo más bien gris, tirando a negro. En el caso de ser una situación que quieres, si la afrontas desde aquí limitas tus opciones dramáticamente, eres rígida, no exploras, haces lo de siempre o sigues las normas de los demás. Quizás actúes como si te quisieras quitar la situación de encima cuanto antes, o de cualquier manera, a pesar de que era importante para ti. Sin darte cuenta, has estado todo el tiempo mirando desde el miedo, desde la limitación, desde la supervivencia y la autoprotección.

Probablemente esta tendencia a evitar la aprendimos de personas cercanas e importantes, como nuestros padres, pero después hemos mantenido esa manera de “tragar”, de actuar, de ver toda posibilidad como una amenaza. Esto no es algo fijo en nuestra naturaleza, es algo que podemos cambiar si decidimos hacerlo.

Simplificándolo mucho podemos afrontar miedo (evitación) con curiosidad (aproximación), porque no puedes estar defendiéndote de algo y a la vez tener una actitud de exploración, conocimiento y curiosidad, y viceversa.

Un paso más allá

Tener una actitud curiosa no siempre es suficiente porque no somos completamente conscientes de todo lo que está pasando por nuestra mente. A menudo que no nos creemos del todo esa actitud que pretendemos, porque nos estamos diciendo otras cosas contradictorias acerca de nosotras mismas y de la situación presente que engullen nuestro intento de “pensar en positivo”.

Tenemos un cerebro tan eficiente, lo hemos automatizado tanto que no podemos ver lo que ocurre en el presente, paso por paso. La única forma de romper estos procesos automáticos es con atención plena. Esta consciencia o atención plena de lo que está ocurriendo aquí y ahora, es una práctica que no puedes aprender simplemente leyendo o escuchando a alguien explicarlo, solo la puedes comprender completamente a través de tu propia experiencia con meditación por ejemplo.

Es una herramienta poderosa que te permite observar con curiosidad e independencia tus propios pensamientos, sensaciones y emociones. En lugar de ignorarlos, de bloquearlos, de lucharlos, de tratar de dominarlos como tantas veces nos han dicho durante toda nuestra vida que hagamos, la única forma de “ganar”, de liberarse de ellos es precisamente aceptándolos, y simplemente seguir a lo tuyo.

¿Te ha pasado alguna vez que cuanto más has intentado dejar de pensar en algo más presente lo has tenido? Es lo que ocurre con el clásico ejemplo “No pienses en un elefante rosa” en el que podemos vernos atados a una idea y fortalecerla solo con nuestro intento de deshacernos de ella, como si fueran arenas movedizas. Aunque pueda parecer “ilógico” tienes más control sobre una situación aceptándola que negándola o ignorándola.

No voy a ser tan ingenua como para pensar que soy la única aquí fuera, en el vasto océano digital, que tiene al duende de la crítica acechando en las horas más intempestivas {y en el resto también}. Pero precisamente porque acabo de empezar voy a tirar de la manta y hacerlo salir para mirarlo a la cara sin más rodeos. Tú sabes cuál es el tuyo, el que más te bloquea o el que te ha perseguido siempre. No le pierdas ojo que vamos a por él. #IncondicionalMente #Curiosidad #Miedo #Reto

Una fórmula para experimentar

1. Elige tu actitud y concreta tu intención. ¿Quiero disfrutar del camino que me lleva a mi objetivo o prefiero ir con el piloto automático y que pase rápido?

2. Observa con atención plena. Aplicar la curiosidad a ti misma primero, simplemente observando lo que ocurre (dentro y fuera) sin actuar. Por ejemplo: Meditar empezando por 2-5 minutos al día.

3. Diviértete: explora, experimenta, equivócate, elige caminos, disfruta de lo que haces, hazlo a tu manera.

4. Evalúa y repite

Concluyendo…

Yo he elegido que mi intención va a ser positiva, que tengo mi permiso y mi apoyo Incondicional para experimentar en este proyecto y disfrutarlo. Hoy por ejemplo he ido dividiendo el post en partes porque creo que resulta más sencillo de leer y no perderse en las ideas de otro y he usado elementos visuales porque no todo el mundo procesa la información de la misma manera (yo misma tengo una preferencia marcada sobre lo visual-espacial). Es mi manera de experimentar con el blog.

Ahora tú:

¿A qué te enfrentas tú? ¿Qué te paraliza o qué complica tu situación que no sea realmente necesario?

¿Cómo la afrontas? ¿Te atreves a salir y experimentar?

Publicado en Blog Etiquetado con:
6 Comentarios en “Tu curiosidad mató al miedo
  1. Mi resumen de la entrada “ya sé lo que tengo y NO ES LO QUE QUIERO TENER” el como conseguirlo o si puedo conseguirlo o si me pegaré de leches por que no lo conseguiré ese es mi miedo, de momento, de las dos cosas que quiero conseguir estoy trabajando duro en ello, y esta semana una de las que mas por que a partir de la semana que viene quiero que sea practicamente full time en las dos ideas! asi que manos a la obra, a reflexionar, meditar, y afrontar los miedos! Bscosss mil

    • Ame dice:

      Me encanta ver cómo te vas acercando a lo que quieres, poco a poco está llegando. Ese miedo es algo natural porque tu cerebro te está diciendo que te aproximas a los límites de lo que él conoce y te da advertencias. Dentro de no mucho tiempo esa frontera se habrá expandido, tu cerebro la habrá integrado y no sentirás lo mismo, de hecho te costará entender o sentir este momento como ahora. ¿Qué sería peor para ti: fracasar o arrepentirte de no haberlo hecho? 😉 ¡Mucho ánimo!

  2. maraya dice:

    Pues a mi lo que me está bloqueando es mi actual trabajo, tanto tiempo en el paro (sufriendo) y a principios de año encuentro uno y estaba super feliz, pero con el paso de los meses, lo lejos que me pilla de casa todos los días, el comer allí… llego a un roll de irme de casa a las 8 y volver 12 horas después sin tiempo para vivir mi propia vida, con un salario muy bajo y con la sensación de que vivo para hacer a mi jefe rico.(le estoy regalando mi vida)
    Tengo constantemente en la mente como quiero vivir y de que quiero vivir, pero el dinero me frena… aunque creo que voy a intentarlo, a partir de ahora todos los días voy a ir mirando cosas de como puedo empezar, y que tengo que hacer, total si me va mal… tengo tiempo de volver a un miserable trabajo…. aunque realmente me da miedo lanzarme! creo que en cierto modo mi familia me enseñó a ser una hormiguita obrera y por eso me cuesta mas lanzarme.
    gracias por tu post, anima a seguir adelante y que no se olviden las buenas pautas.

    • Ame dice:

      Hola Maraya!
      Desde luego tienes que reconocer que te estás esforzando y te estás dejando la piel, pero en el fondo no es lo que quieres. Te revuelves contra esa situación a través de ese mensaje constante que te dice que tú ya sabes lo que quieres y no es esto. Nos han enseñado a ignorar ese mensaje que llevamos dentro porque los demás saben mejor qué debemos hacer, cómo debemos vivir y cuánto podemos cambiar.

      Entiendo la inquietud por lanzarte, pero esto no es blanco o negro, no hay que saltar con los ojos cerrados, como tú dices puedes hacerlo gradualmente mientras recabas información, construyes tu idea y te fortaleces día a día. Es cuestión de ir concretando hasta lo más particular.

      Una pequeña idea para ti: Mientras estás en ese sitio donde no quieres estar y sabiendo que lo vas a cambiar, piensa en qué cosas puedes aprender mientras estás ahí, qué puedes aprovechar de esa situación por terrible que sea. No hablo únicamente de conocimientos, hablo de aprender o practicar habilidades que pueden servirte después (como habilidades comerciales, de escucha, paciencia, cómo gestionar la frustración,…). Puede que no lo aprendas del sitio o del trabajo en sí, pero es posible que puedas aprender de las mejores habilidades de la gente que trabaja allí. Quizás puedas aprender algo de ti que no te habías planteado antes..

      Gracias a ti por venir y compartir 🙂

  3. Agustín dice:

    Me gusta esta entrada….

    Encontramos también otros miedos como miedo al fracaso, miedo al cambio, miedo a lo desconocido, miedo al éxito y este es uno de los peores sobre todo si estás con Baja Autoestima porque como estás acostumbrada a todo el tiempo estar mal, deprimida, con pensamientos negativos no te haces a la idea como sería tu vida siendo feliz, estando en paz contigo misma y ese bienestar es posible que te aterre por eso muchas veces prefieres seguir hundida y no aumentar tu autoestima por no querer cambiar tus costumbres y pensamientos negativos…

    • Ame dice:

      ¡Hola Agustín!

      Como tú dices es extremadamente duro intentar hacer algo cuando te sientes mal constantemente, lo más probable es que no hagas nada o que hagas cosas que no tienen utilidad real para tu problema o tu objetivo pero que apaciguan temporalmente esa sensación desagradable y a la larga lo pueden empeorar.

      Sobre el concepto de autoestima tengo muchas ganas de escribir a conciencia próximamente, espero volver a verte por aquí para que nos des tu punto de vista 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*