El fin de un momento

el fin de un momento

¿Alguna vez has estado en un momento en el que necesitabas cubrir una serie de puntos antes de llegar al verdadero comienzo de algo?

Esas veces que, aunque la prisa y la emoción te pueden, sabes que es necesario superar ciertos obstáculos antes de ponerte manos a la obra con lo que de verdad quieres hacer.

En esas he estado yo desde antes de publicar este blog, hace exactamente 6 meses. Pero desde los dos últimos estoy preguntándome todos los días si he tocado esta primera meta necesaria o me estoy engañando.

Voy a ser sincera contigo

Estos últimos 6 meses he estado escribiendo para mí. Mi objetivo ha sido afrontar algo que me daba miedo y ver qué pasaba, probar si éste era el camino que quería, el que sentía como mío, al que no podía decir que no.

El resultado ha sido impresionante. Ha sido más de lo que podía haber imaginado porque me siento muy cómoda al fin.

Lo reconozco, no he tenido el blog preparado antes de empezar. Quería hacer cientos de miles de cosas en un instante, por eso tardé más de lo que quería y porque sinceramente, tenía miedo de exponerme, de ser transparente en mis intenciones con el mundo, por si acaso el mundo me daba la espalda y me ignoraba.

Empezar el blog sin estar preparada fue intencionado. Decidí finalmente en octubre que no podía seguir retrasándolo solo porque no era el blog que yo quería. Si intentaba hacer lo que tenía en mente me perdería en los bosques de mi imaginación indefinidamente, nunca iba a estar preparada. Además, conociéndome bien sabía que debía dejarme cierto margen para hacer crecer mi tolerancia a esta nueva situación en lugar de saltar de golpe y sin frenos. Empezar era más importante que la forma.

Así que tomé todo lo que ya tenía en aquél momento: una plantilla “responsive” y gratuita que usaban en un curso de wordpress que había hecho meses antes; unas mariposas sacadas de un patrón digital que tenía a medio terminar; unos borradores de ideas sobre cómo encuadrar una idea tan abstracta como la autoaceptación; y una palabra que ya tenía escrita en mi libreta desde hacía años: incondicionalmente. El color vino de un problema técnico con Adobe Illustrator.

Esto dio forma a mi mantra desde entonces, lo que me ha dirigido cuando no veía muy bien el camino a seguir:

“Empieza donde estás”.

Me siento muy agradecida

He tenido la suerte de encontrarme en el mundo online a muchas personas que me provocan intelectualmente, que me inquietan y que me emocionan por los proyectos que están desarrollando. Hasta que empecé con el blog no las conocía apenas.

He redescubierto relaciones que tenía dormidas, he tenido conversaciones muy interesantes con personas que conozco desde hace tiempo y que hasta ahora no habían compartido conmigo esas partes de sí mismas.

Aunque he dicho antes que me he dedicado a mí, este blog no sería nada sin ti. Eres la razón fundamental. Y te doy las gracias por las veces que has leído lo que escribo y por las veces que ha despertado algo en ti.

Este mes poderoso, he participado en dos cursos de marketing online con dos perspectivas completamente diferentes. Cada una ha provocado mis últimos descubrimientos para centrar definitivamente el camino adelante. El regalo inesperado de estos cursos han sido los compañeros que he encontrado, personas en las que verte reflejada, en las que apoyarte y con las que crecer en un proceso personalmente aterrador pero irremediablemente poderoso.

También puse en práctica mi decisión de simplificar mi vida para focalizar toda mi energía y mis capacidades y dedicarme a lo que es más importante para mi. Por eso estoy aún liada en una limpieza épica del lugar que habito tras leer el impresionante libro de Marie Kondo “La magia del orden“. Además me llegó como caído del cielo el libro “Esencialismo” de Greg McKeown, que básicamente diferencia lo escaso y vital de lo abundante y trivial, una forma de concentrar tu vida y ser eficaz.

Me he ido despojando {y casi que despiojando} de todo lo que es verdaderamente superfluo, o como dice Marie Kondo, de todo lo que no me hace sentir felicidad cuando lo tengo entre mis manos. He ido quitando capas de cebolla y por momentos me han parecido interminables… Aún no he acabado y sin embargo ya me siento mucho más ligera, más comprensiva conmigo misma y más centrada.

Esto no es una despedida

Así que, ahora que puedo afirmar con seguridad que escribir y exponerme me resulta cómodo, he llegado lentamente a la conclusión de que necesito dejar de publicar durante una temporada para centrarme exclusivamente en reconstruir este blog y diseñar el proyecto que quiero poner a tu disposición. Necesito espacio y enfoque para desarrollar todas las ideas que tengo y el momento es ahora.

Tengo algo muy claro. Este proyecto va de recuperar tu legítimo lugar en el mundo, va de marchitar tu necesidad de aprobación de otros y de elegirte a ti misma.

Así que si te interesa este blog prometo volver más y mejor. Mientras seguiré en las redes sociales, en la página de facebook o más personalmente en instagram. Si tienes algo que decirme, también te espero aquí. El contenido del blog seguirá aquí mientras no empiece a hacer cambios estructurales serios.

Un día de este año volveré a interrumpirte, te enseñaré lo que quiero hacer y te invitaré a formar parte; si te gusta, seguiremos el camino juntas y si no, te desearé lo mejor y te dejaré la puerta siempre abierta.

¡Hasta pronto!

Mientras tanto te deseo lo mejor.

Me gustaría preguntarte por última vez (hasta la próxima):

¿Hay algo en tu vida que necesite pasar al siguiente nivel? ¿Qué te lo impide? ¿Cuál es tu meta?

Publicado en Blog Etiquetado con:
16 Comentarios en “El fin de un momento
  1. Desirée dice:

    ¡Qué ganitas de volver a leerte! Espero con ansias 🙂

    Un beso grande

    • Ame dice:

      Ay Desirée, tengo ganas yo también 🙂

      Poco a poco llegaré… ¡que disfrutes del verano!
      Vaya a donde vaya seguiré deleitándome con tus fotos de IG 😀

  2. Maria dice:

    Justo ahora que te descubro veo que te has despedido… :/ te leo y te espero de vuelta! Fuerza! 🙂

    • Ame dice:

      Hola María!
      Muchas gracias por venir!!
      Las publicaciones regulares volverán después del verano, mientras, esta es tu casa para lo que necesites.
      Un abrazo!

  3. Monica dice:

    He tenido la inmensa fortuna de conocerte en el curso que estamos haciendo juntas.
    Te lo dije hace unos días y te lo vuelvo a decir ahora, me encanta lo que haces. Si necesitas parar para coger impulso hazlo, lo peor ya ha pasado, y ahora ya sabes que no pasa nada por asomarnos al mundo.

    Donde decidas continuar tu camino tienes una nueva seguidora.

    ¡Pálante!

    • Ame dice:

      Hola Mónica!

      Tengo que reconocértelo, me he enamorado de tu blog, pienso entrar con calma próximamente para disfrutar de tus posts.
      Tengo la sensación de que me hablas a mí y eso me encanta 🙂

      Muchas gracias por venir. Estamos en contacto!

      Un abrazo 🙂

      • Monica dice:

        ¡Madre mía, qué comentario tan bonito me has dedicado!

        Siento haber sido desconsiderada y no haberte contestado antes pero mis obligaciones estudiantiles me tienen muy ocupada.

        Aunque fueras tú la única persona que me leyera, seguiría escribiendo solo por esa razón.

        No te imaginas la ilusión que me ha hecho tu comentario y lo bien que me ha venido en un momento en el que estoy un pelín baja de moral.

        ¡Un abrazo fuerte-fuerte desde el fondo del corazón!

  4. Mara dice:

    Te conocí hace unos días y me gustó mucho tu blog por todo lo que me aporta. Así que, después del cambio, aquí seguiré y mientras tanto, te veré en Facebook.

    En mi vida sí que hay cosas que necesitan pasar al siguiente nivel, pero el miedo (a veces creo que podría llamarse terror), me bloquea, el pensar que puede salir mal.
    Veo lo que me rodea, y yo soy lo que parece que no cuadra, la cabecita loca con mil ideas en la cabeza, que es la nota discordante.
    Aunque en el curso en el que coincidí contigo, me di cuenta, que ese bloqueo, no me lleva a nada. Y algo se removió para poder cambiar las cosas malas que estoy haciendo, aprender de ellas y tratar de mejorarlas, para seguir con mi proyecto.

    Mucho ánimo con el cambio, que va a ser genial.

    Un beso

    • Ame dice:

      Hola Mara!

      Es un verdadero placer tenerte por aquí. Ese miedo que tanto tememos sólo nos está reconociendo que lo que nos traemos entre manos es muy importante para nosotros. Yo también lo tengo y con mucho tiempo he conseguido llegar a comprender su valor. No puedes saltar hacia adelante sin miedo, porque si no, no estás retándote a nada.

      Es difícil sentir que eres tú la que no cuadra, me he sentido así casi siempre, pero lo bonito de este momento es que puedes acceder a otros círculos, a otras ideas que son más congruentes con las tuyas, que no te hacen sentir mal por dejar salir la esencia de quién eres. Me alegro de que estés encontrando tu camino con tu proyecto 🙂

      Estamos en contacto en el grupo, en fb, por correo… 🙂

      Mucha suerte! Y gracias por venir 😀

  5. lola dice:

    ¡¡¡¡ VALIENTE!!!, gracias por abrirme caminos… un abrazo.

  6. Nahir dice:

    Muchísima suerte con tu nuevo proyecto!! Estoy deseando saber de que se trata!! Seguimos en contacto por el mundo 2.0!! Un abrazo enorme!!

    • Ame dice:

      Muchísimas gracias Nahir!!!

      Por estar todos los días al pie del cañón creando algo tan poderoso…
      Seguimos en contacto 🙂
      Un abrazo!!!

  7. Marian dice:

    Ohhhhh echare de menos leerte mientras tomo el cafe los miércoles pero seguro que este paron va a ser para mucho mejor ;)En cuanto a la pregunta que haces lo tengo claro mi blog y mi “negocio”on line, me da miedito llamarlo asi, pero este año tiene que ser el definitivo para encauzarlo y relanzarlo y en ello estoy!!! Lo dicho te echare de menos ;)Bscos y para alante siempre para alante

    • Ame dice:

      Muchísimas gracias Marian!!!

      Pero sin comillas, es tu NEGOCIO, a secas 😉
      Mucho ánimo y toda la suerte, que seguro que está de tu parte
      Un abrazo 😀

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*