Elige tus influencias y cambiarás tu mundo

Somos más influenciables de lo que queremos creer.  No voy a hablarte de la maldad de la publicidad o de la política, sino de cómo puedes influir en ti misma en lugar de dejarlo por defecto o en manos de algún que otro desalmado, al que pagan mucho para engancharte a un producto o a un movimiento (que no te va a traer eso que quieres). #IncondiciomalMente #Elegir #Cambiar #TaraStiles #Blink

Somos más influenciables de lo que queremos creer.

No voy a hablarte de la maldad de la publicidad o de la política, sino de cómo puedes influir en ti misma en lugar de dejarlo por defecto o en manos de algún que otro desalmado, al que pagan mucho para engancharte a un producto o a un movimiento (que no te va a traer eso que quieres).

La sutileza de la influencia

En el libro Blink: Inteligencia Intuitiva, Malcolm Gladwell recoge dos experimentos del Psicólogo John Bargh sobre el llamado Efecto “Priming”, en el que presentando algo (un estímulo) previamente, podemos influir en lo que ocurre con posterioridad.

Voy a explicarlo con uno de sus experimentos:

Se les presenta a dos grupos de estudiantes uno de dos tests en los que tienen que ordenar frases donde las palabras están desordenadas. Hay palabras neutras y otras que no lo son. En el primer test han introducido algunas palabras como agresivamente, descarado, maleducado, molestar, intrusismo e infringir. El segundo incluye palabras como respeto, consideración, apreciación, pacientemente, educado y cortés. En ninguno de los casos hay demasiadas de estas palabras como para que parezca obvio. Después de completar este test de 5 minutos, los estudiantes son informados de que deben ir al final del pasillo y hablar con el director del experimento para que les dé la siguiente tarea. Cada vez que llega un estudiante, el experimentador está ocupado en una densa conversación con otra persona.

Bargh quería saber si las personas que habían hecho el test lleno de palabras amables tardarían más tiempo en interrumpir la conversación que las personas que habían echo el test con las palabras más agresivas. Este experimentador sabía lo poderoso de la influencia inconsciente pero creía que el efecto sería leve. La universidad le puso un límite para esa conversación ficticia de 10 minutos, algo que a Bargh le pareció absurdamente largo ya que pensaba medir la diferencia en milisegundos, segundos, o un par de minutos a lo sumo. Pero estaba equivocado. Los estudiantes del grupo del test “maleducado” interrumpieron tras 5 minutos de media. Mientras que los estudiantes del test “educado”, en un 82%, nunca interrumpieron. Si el experimento no hubiese estado limitado en tiempo no sabemos hasta cuanto tiempo habrían llegado. El experimento se aplicó a alumnos de la Universidad durante todo un semestre con los mismos resultados.

Este pequeño experimento representa la simpleza de las cosas que sin querer nos influyen de la forma más sutil. Cómo, por el simple hecho de leer algo, podemos estar predispuestos a actuar de una manera determinada.

El poder de elegir qué pasa a través de ti

En los últimos años he pasado de tener una postura general muy rígida, académica y absoluta a otra personal, más flexible, experimental y auténtica (más mía). Las personas que me han conocido bien han llegado a ver el cambio radical que poco a poco ha ocurrido en mi vida.

No es una especie de excepción que confirma la norma de que uno no puede cambiar. Es expresión del cambio que produces en tu mentalidad, que gobierna tus pensamientos y acciones, y que te mueve desde la rigidez al crecimiento, del miedo al experimento y de la simple adopción de normas a la libertad de hacer las tuyas propias.

¿Cómo se cambia eso? Dejando que otras ideas y otras formas de vivir la vida te contagien lo suficiente como para romper las paredes de una habitación que se te ha quedado ya pequeña. Con esto no digo que adoptes las ideas de otros sin más, sino que hagas tu realidad más flexible aceptando otras cosas que hay fuera de ella, para hacer el espacio suficiente que te permita aceptarte a ti, aceptar lo que te sale de dentro y explorarlo.

Puedes introducir en tu cerebro las ideas que te muevan a ser más valiente si es lo que quieres, más innovadora o vanguardista, más profunda, más cercana. Solo tienes que tener mucho cuidado con lo que te influye, lo que pasa el filtro de lo tolerable, de lo que permites en tu vida.

Precisamente lo que piensas es lo que crea tu realidad. Y no hablo de esa realidad general que ninguna persona puede conocer de verdad, sino de la realidad en la que vives inmersa en tu día a día.

El eterno conflicto que tenemos con otros: seguimos pensando que la forma en que vemos el mundo es como la ven los demás, o como deberían verlo, y si no lo ven les pasa algo raro, tienen alguna limitación o un problema personal grave.

Al revés: Vemos el mundo como somos o como hemos ido recogiendo de nuestros familiares y personas más cercanas, de nuestras experiencias y de nuestras características particulares como inteligencias, rasgos de personalidad y temperamento.

El cerebro y su plasticidad son la clave y saber que podemos transformarlo a cualquier edad es fundamental para permitir el cambio.

Una gran influencia en mi vida: Tara Stiles

Hace 3 años estaba completamente desbordada de ansiedad, tensión, extremadamente incómoda en mi piel. Ahora sé que estaba haciendo de todo excepto lo que más necesitaba. Aunque ya había concluido que aceptarse incondicionalmente era la verdadera clave, no sabía cómo actuar sobre ella. Sin querer llegué a Tara o Tara llegó a mí. No recuerdo cómo ni porqué de repente un día tenía curiosidad por el yoga (probablemente no fue tan de repente y fui leyendo artículos que fueron suavizando mis prejuicios acerca de su utilidad).

Los vídeos de yoga de Tara me cautivaron, pero lo que me enganchó sin saberlo fue su actitud, el que solo con sus palabras pudiera hacerte sentir como en casa.

Un día me encontré con su blog y leí un artículo que me pareció lo más bonito que nadie había escrito nunca. ¿Porqué? Sencillamente porque me hablaba a mí, hablaba de mi propio problema conmigo, me daba permiso para permitirme ser, pero de una forma tan cuidadosa, tan compasiva, conectada y a la vez poderosamente humilde y desenfadada que rompió todas mis barreras. Sus palabras fueron poco a poco propagándose por mi mente y contagiando mi cuerpo, fue como pillar un virus. Durante los meses siguientes fui leyendo alguno que otro de sus artículos y cada vez me sorprendía más cómo ésta mujer podía comunicarse conmigo a un nivel tan profundo, tan íntimo, que ni yo conocía. Me llevó tiempo asimilarlo en mitad de mi propio caos.

Tara Stiles

Tara Stiles creció en Morris (Illinois, USA). Tuvo una infancia feliz en los bosques donde se perdía para meditar, básicamente era una niña libre. Empezó con la danza en Chicago, donde practicó yoga por primera vez, y la descubrieron para la agencia de modelos Ford. Su independencia y falta de conformidad hicieron que sus compañeros la mirasen de reojo por solo ponerse maquillaje para trabajar, por ejemplo. Se dio cuenta de que aquello no era lo que buscaba, pero fue la agencia la que la empujó más hacia el yoga pidiéndole que hiciera unas series promocionales en YouTube estando ya en Nueva York.

Tras varios problemas personales que la hicieron sentirse perdida, había trabajado su propia vuelta a reconectar con ella misma a través del yoga, la meditación y la alimentación principalmente. Empezó compartiendo con otros lo que sabía dando clases gratuitas de yoga en Central Park, haciendo vídeos caseros que subía a YouTube y conectando con todo el mundo por redes sociales. Después trasladó las clases a su piso, escribió artículos en Women’s Health Magazine y Huffington Post. Finalmente terminó fundando Strala con Mike Taylor, su marido.

Strala es un estudio y un estilo diferente de yoga, su aproximación pone la atención en la sensación en lugar de la pose y ayuda a cada persona a encontrar su propio camino a través de su cuerpo, con una facilidad relajada y a través de movimientos sencillos y desafiantes. La filosofía de Strala es una continuación de lo que ella misma ha ido promoviendo alrededor suyo: ¿Quién hizo las normas? Crea las tuyas propias. 

Hace dos semanas Tara publicó su tercer libro “Make your own rules diet” (Algo así como “La dieta para crear tus propias normas”). Lo recibí hace dos días y creo que va a ser una fuente inagotable de influencia positiva en mi vida. De momento el libro está solo disponible en inglés, espero que sea traducido al español. Es una aproximación a la salud y la felicidad accesible a cualquiera, fácil, sin sufrimiento, empezando exactamente donde estás y no tratando de ser nadie más que tú misma, entendiendo las normas que nos han impuesto y encontrando el camino de vuelta a nosotras, que, como ella dice, es donde todo lo bueno está.

Si has practicado yoga puede que hayas aprendido esto o que te parezca una obviedad, pero de Tara he aprendido que:

  • Yoga es… cualquier cosa que hagas uniendo tu cuerpo y tu mente, no son las posturas, es respirar para conectar contigo aquí y ahora, yoga es una meditación en movimiento.
  • Practicar yoga es divertido, no es algo “serio” y ritual que solo puede hacerse de una forma.
  • Lo que practicas en la esterilla se propaga a tu vida, y al mismo tiempo la forma en que practicas es la forma en que vas por la vida. Hay momentos en los que mi cuerpo está trabajando más en una postura y mi mente entonces entra en escena y empieza a atosigarme diciéndome que no puedo más, que es imposible, que sino puedo hacer esto valgo poco, etc… y sin embargo ella me recuerda que son solo sensaciones, que son solo pensamientos, que no se me van a caer los brazos ni las piernas y que no pasa nada.
  • El movimiento en una postura es fundamental para hacer espacio. Es tú movimiento, no el que te digan maestros o gurús. Es básico tener ciertas nociones sobre alineación del cuerpo para no lesionarte y si necesitas a alguien que te guíe ve a un estudio o una clase, pero todo lo demás es flexible y adaptable a ti misma. No se trata de hacer posturas perfectas una detrás de otra, sino que tienes que sentirlas y ver si tú te encuentras bien en ellas y qué esta pasando por tu mente mientras tanto.
  • La única postura es tu respiración, porque todas las posturas salen de ella. Y esto es universal y aplicable a todo lo que hagas.
  • Tara me intrigó finalmente para probar la meditación, pero “me tuvo que convencer” más despacio, porque reconozco que si había tenido prejuicios sobre el yoga, la meditación se llevaba la peor parte.

Reflexiona sobre tus influencias

Tara ha cambiado las conexiones de mi cerebro. Puso algo suyo a disposición del mundo, lo más especial que tenía, con un propósito y una misión vital más grande que ella misma y yo fui lo suficientemente afortunada como para cruzarme con su mensaje y encontrarme en el momento de poder apreciarlo, comprenderlo y hacerlo mío.

En términos de marketing yo soy su target market, su objetivo (o al menos entro en uno de ellos). Soy consciente de ello y no hay nada de malo en decidir “dejarme llevar”, siempre y cuando sea lo que yo quiero, porque me intrigue y me aporte soluciones a vacíos que encuentro en mí. Aún así no todo lo que hace me gusta o me dice algo a mí. Siempre hay muchas lecturas o aspectos diferentes dentro de una misma influencia y es recomendable comprobarlos para ver si es una que merece la pena, por la razón que sea.

Me gustaría que tú también te plantearas las influencias que estás dejando entrar en tu vida, voluntaria o involuntariamente. Todas esas cosas que pasan por ti cada día son las pequeñas piezas que construyen la realidad que ves y que sientes ahora mismo. Son las noticias, las películas y series, las revistas que ojeas, la publicidad que te llega, los libros que lees, las personas a las que escuchas, la música, las marcas y las empresas que están presentes en tu día a día.

Elige lo que te hace sentir completamente libre, dueña de tu vida, lo que por dentro sabes que es 100% para ti, lo que te permite conocer tus regalos al mundo y llevarlos al siguiente nivel. Como la misma Tara dice:

“Ve tras lo que te ponga la piel de gallina” 

“Haz lo que te haga sentir ridículamente feliz”

Y tu…

¿Qué estás permitiendo que influya en ti hoy? ¿A qué idea le estás regalando tu tiempo? ¿Qué estás impidiendo que te influya?

Mirando atrás, ¿cuáles han sido tus grandes o pequeñas influencias que han creado la forma de pensar que mueves por el mundo?

Publicado en Inspiracion Etiquetado con: ,
9 Comentarios en “Elige tus influencias y cambiarás tu mundo
  1. Maca dice:

    Cuenta verdad tienen tus palabras, yo soy de las que piensa que todo el mundo tiene un despertar. Algunos somos más receptivos que otros y nos aventuramos a escuchar a nuestro yo interior en busca de la felicidad. Yo lo comencé hace un año atrás y aún me queda mucha parte de este proceso, al igual que tú era muy reticente al yoga o más bien a la meditación. Cuando hablas del poder de la mente y las limitaciones no puedo estar más de acuerdo, ¿crees que nos hemos cruzado por casualidad? jejeje, no sé.. Pienso que atraemos a nuestras vidas exactamente lo que creemos merecer. Así que es hora de pensar a lo grande!!! , un besazo Ame, con post así de potentes llegarás muy lejos.

    • Ame dice:

      ¡Hola Maca! Un placer tenerte por aquí, es posible que nos hayamos cruzado en algún momento sin saberlo 😉
      Me encanta lo que dices, es que nunca es tarde. De hecho, yo estoy convencida de que todos estamos preparados desde el primer minuto solo que, como dices, cada uno se despierta en un momento u otro, aunque, por desgracia, haya personas que nunca lo hacen. A mi también me queda mucho, pero es que esto es una aventura y el final realmente importa poco 🙂

      Gran frase la tuya:“Pienso que atraemos a nuestras vidas exactamente lo que creemos merecer”
      Muchas gracias por venir y compartir tus pensamientos
      Un abrazo

  2. Ana Duran dice:

    Se muy bien de lo que hablas, yo tambien me sentia encorsetada con tantas reglas de lo que se supone que tiene que ser tu vida. Asi que un buen dia decidi romper con todo eso… Y menudo peso te quitas de encima jejejeje. Eres toda una inspiracion.

    • Ame dice:

      ¡Hola Ana!

      Qué sensación más grande de libertad, ¿verdad? ¡Me encanta!
      Muchas gracias por compartir. Yo me siento inspirada por este tema todos los días, y por personas como tú, que has decidido romper las reglas y hacer las tuyas, no lo puedo evitar 😀

  3. Marga dice:

    Jajajjj lo haré! Querida Psicóloga Creativa, me entusiasma leer cada poco ideas, pensamientos y sugerencias positivas y originales (al menos para mí) para ayudarme a quitarme tanto polvo de encima. Me emociona y esperanza…hay tanto más dentro de cada una!

  4. Marga dice:

    Ame, hablas de algo que comprendí hace no mucho, y q me resulta bastante inquietante…todi lo que nos rodea acaba siendo parte de nosotros. Si te soy sincera esa idea me asustó, pero lenyendote veo la gran oportunidad q se nos brinda d elegir lo que nos interesa.
    Mis principales influencias positivas a día de hoy: mis amigas, como tú, que no cesan hasta conseguir sus metas.

    • Ame dice:

      Marga eres un solazo hasta en mitad de la tormenta. Siento lo mismo, que te has convertido en una gran influencia en la mía 😀
      Esas personas que entran en tu círculo más cercano y personal son una influencia de las más importantes de nuestra vida. A veces parece que por educación no podemos elegir del todo a la gente que tenemos alrededor. A mí me costó mucho aceptarlo y asumirlo, que puedes elegir tener a personas diferentes para diferentes “intercambios”, hay gente que te apoya, gente que te nutre, gente que hace que cualquier día sea una aventura,… y al revés, tú para ellos. Que siga fluyendo… 😉

      • Marga dice:

        Mira si influyes con tus reflexiones que desde ayer ando dandole vueltas..por tanto, GRACIAS! Esto es un viaje prometedor 🙂 Prometo que a partir de ahora no me sentiré tan culpable cuando disfrute con una “chorrada” o cuando “flipe” con la compañía de quien sea.., en definitiva, cuando le de a mi vida la forma que quiero <3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*