La tecnología para encontrarte sin GPS

tecnología incondicional
¿Cansada de leer artículos, libros y blogs que te dan los “trucos” y las “claves” para sentirte mejor, más segura y conseguir lo que quieres? Normas de otros sobre tu vida, sobre tu felicidad, sobre qué debes buscar y sobre cómo debes buscarlo. Pero… ¿y si no necesitas buscar fuera? ¿Y si no necesitas que alguien te dé las claves y los trucos? ¿Y si ya tienes todo lo que necesitas dentro de ti?
Hoy te propongo utilizar la forma más antigua y eficaz de autoconocimiento, la herramienta más clarificadora para resolver problemas, el truco infalible contra la preocupación y el insomnio, el generador de ideas más valioso y tu motivador más poderoso: la escritura, el acto significativamente más evolucionado de la humanidad. Toda la tecnología necesaria ya la tienes: papel y boli. Te invito a ser estratégica en tu vida, pero antes necesitas saber de dónde partes. Tener una libreta y usarla es una manera de recuperar tu espacio, de reconquistarlo, de reclamarlo. Porque no son los demás los que te tienen que dar ese espacio, eres tú la única que puede permitírtelo.
“Existe evidencia científica de que escribir a diario aporta beneficios inesperados. El acto de escribir produce un efecto curioso en tu cerebro: mantiene ocupado al hemisferio izquierdo {el analítico y racional} dejando libre al hemisferio derecho para crear, intuir y sentir. En resumen, escribir desbloquea tu mente y te permite utilizar todo el poder de tu cerebro para comprenderte a ti, a los demás y al mundo que te rodea.” Del artículo The Health Benefits of Journaling por Maud Purcell, en psychcentral.com
Escribir es una gran experiencia porque te permite encontrarte en un lugar seguro para dar rienda suelta a todo lo que llevas contigo a todas partes y que sin embargo muchas veces desconoces. Pero sobre todo, te permite decidirte y comprometerte contigo misma a salir de lo que conoces y crees que es inamovible, retarlo y ver maravillada que no era tan rígido como tu creías. Ser una espectadora del cambio que se produce en tu cerebro cuando haces algo de forma diferente, algo que se sale de alguna norma y recoger los frutos días después en forma de palabras te hace comprender cosas tan íntimas y personales tuyas que yo no puedo describir en palabras. Eso que hoy es un reto, que sobrecarga a tu cerebro porque no es lo que ya conoce y controla, dentro de unos días formará parte del mismo y te permitirá retarlo con una nueva idea, una nueva experiencia que continúe tejiendo y expandiendo a tu persona.
Escribir puede convertirse en un paso intermedio entre el barullo mental de tu cabeza y tu actuación sobre él. Es lo más parecido a tener una conversación contigo misma, en la que tienes tiempo para dar la respuesta que quieres o para conocer la que estás ocultándole al mundo y posiblemente a ti también. Puede darte perspectiva sobre cualquier tema antes de aplicarlo fuera, te permite pensar de otra manera en un lugar tranquilo y relajado.
No se trata de ganar un premio literario, sino de usarlo para tus propios fines. Es solo para ti mientras tu lo decidas así. Solo escribir lo que te sale sin más, o lo que quieres hacer hoy como una intención muy concreta, libera tu mente de mucho espacio para poder vivir en el presente y dejar el pasado y el futuro en paz. Los días que no escribo y no hago otras actividades que me liberan de estrés o me permiten equilibrarme o simplemente cuidarme, lo noto de una forma radical, y se nota también por fuera. Si no tengo mucho tiempo siempre puedo sacar mi libreta y en cinco minutos volcar lo que satura mi cabeza, lo que sea, cosas muchas veces sin sentido.
¿Crees que va a ser aburrido? ¿Que te va a llevar mucho tiempo? Al principio puede ser raro, algo incómodo quizás, pero una vez que pasas esa parte todo lo que expresas parece una gran recompensa. Dedicamos mucho tiempo a actividades que, aunque intentan hacernos sentir mejor, suelen quedarse en la superficie y te impiden experimentar por ti misma los efectos que produce estar en conexión contigo, la vibrante sensación de estar inspirada y la claridad mental como estado habitual. Los efectos de dentro hacia fuera son mucho más poderosos que los que producen el maquillaje y los tratamientos de belleza que muchas veces usamos para cubrir precisamente lo que ocurre por dentro: la desconexión, la falta de inspiración, la mente atascada y definitivamente, la parálisis vital.
¿Para qué te puede servir escribir?
Esa libreta en blanco amenazador no es más que un contenedor de ideas, experiencias, emociones y momentos. Escribir es un hábito que lejos de forzar hay que invitar a tu vida. Tienes multitud de opciones a la hora de exprimir su uso, estas son las más beneficiosas para mí:
– Volcar tu mente a primera hora de la mañana o a última del día, a modo de puesta a punto de tu mente para quitarte todo el ruido que te acompaña cada día y cada hora. Son todas las cosas que componen tu lista de pendientes, cosas que se te ocurren de repente que luego se quedan flotando a la espera de que les prestes atención, una frase que ayer te dijo alguien y que sigue ahí retumbando sin ningún fin aparente, la expectativa de algo que viene en los próximos días, la sensación que tienes en el cuerpo en este momento, etcétera. Si lo combinas con una meditación aunque sea corta potencias los efectos considerablemente. A última hora del día te permite liberarte de preocupaciones antes de dormir, calma ese miedo a olvidar algo, hay quien tiene una libreta y un boli siempre en la mesilla de noche como arma contra el insomnio. Escribir todo lo que se te ocurra sin juzgar.
– Recopilar información sobre ti misma. Como si fueras un investigador que quiere recoger información sobre un sujeto, esos datos que se pierden durante el día y que sin embargo unidos a lo largo del tiempo pueden darte la clave de qué cosas son las que no funcionan o te producen incomodidad y hasta ahora nunca te habías preguntado cómo o porqué. Una gran fuente de conocimiento de una mujer es la relativa a su ciclo menstrual. No estoy hablando de tener un bonito calendario donde marcar puntos rojos y saber cada cuando te toca, sino de tener recogidos los cambios que percibes en ti misma a lo largo del mes, cambios que suelen pasar desapercibidos entre la montaña de tareas y actividades de tu día a día.
– Mantener la creatividad fluyendo a través de ti. Escribir ideas cuando te llegan, frases inspiradoras que escuchas, que lees o que simplemente se te ocurren. Conversaciones en las que participas que te hacen sentir conectada a otros y al mundo, las cosas que realmente te dejan huella, que de alguna manera tú sientes que te hablan a ti, que te ponen la piel de gallina, aunque a los demás no les llame la atención para nada. Garabatea, dibuja, representa tus ideas o los problemas con los que te encuentras. Recorta y pega de revistas, periódicos, notas, etc si esto es para ti, si te ayuda a expresar algo que de otra manera sientes que no puedes.
– Resolver problemas que te quitan el sueño o aclararte qué estás haciendo en tu vida. Muchas veces no necesitas ponerte a pensar en la solución, sino sacarlos de tu cabeza y observarlos con distancia para que la respuesta, tú respuesta, llegue a ti. Hacer ejercicios de autoconocimiento en los que te haces preguntas a ti misma y de forma “casi mágica” te las contestas. Escribir dónde quieres estar, cuales son tus sueños, tus objetivos. Escribir cada día como si ya estuvieras allí, como si ya te vieras viviendo esa realidad.
Momentos clave para escribir
Hay momentos en los que escribir puede cambiar completamente tu experiencia de la misma situación:
– Tienes mil cosas que hacer, tantas que empiezas a dejarlo todo para luego, que vas de un lado a otro, de una actividad a otra, intentas hacer varias y no terminas ninguna
– Has tenido una bronca con una persona importante para ti o notas como se va acumulando la tensión y en el fondo sabes cómo va a terminar
– Tienes dudas a la hora de tomar una decisión, ya sea importante o tremendamente banal, es algo que te hace dudar o te hace sentir incomoda porque llega un momento que no sabes si quieres hacerlo o prefieres hacer otra cosa, si otros te están de alguna manera presionando o no
– Estas bloqueada, sientes que se te escapa el tiempo y no sabes si lo que estas haciendo es lo que realmente quieres hacer
– Tienes un momento de debilidad porque por la razón que sea te disgusta tu aspecto, te sientes mal porque te abruma lo que otros puedan pensar de ti
– Tienes una gran idea, o la tendencia a tener grandes ideas que después no haces o vas empezando y saltando de una a otra
Te recomiendo:
  1. Busca tu comodidad, pero explora, prueba y saca tus conclusiones. Póntelo fácil, no lo conviertas en una prueba diaria porque pierde el sentido.
  2. Empieza poco a poco, date tiempo. Solo llevarla encima o escribir pequeñas cosas comienza a cultivar un hábito que tu cerebro después te pedirá.
  3. Olvida las formas. Escribe sin pararte, sin fijarte en puntuación ni gramática, escribe de forma ligera ya que liberarás a tu cerebro de bloqueos, de censuras.
  4. Lo mejor: no hay normas, elige las tuyas.
Después de haber tenido tantas libretas al cabo de los años tengo que decir que al final lo que más he usado ha sido lo más sencillo, flexible y práctico. Últimamente uso folios de cierto grosor cortados por la mitad y encuadernados en una papelería de mi barrio. Y me encantan. Tus posibilidades son ilimitadas.
 
Y a ti…
¿Qué te parece la idea de escribir?
Siéntate 5 minutos en un rincón tranquilo y escribe lo que te salga de seguido, sin pensarlo, una palabra detrás de otra, te parezca una tontería o no, te haga sentir incómoda o feliz,…
O coge por fin ese “problema” que te persigue y míralo de frente, escribe qué es, porqué es y cómo te hace sentir. Escribe aunque sea en hojas sueltas, guárdalas en una carpeta o tíralas después, lo importante es el proceso, aunque a veces te encuentras con sorpresas que merece la pena conservar.
Publicado en Mi Vida Creativa Etiquetado con: ,
4 Comentarios en “La tecnología para encontrarte sin GPS
  1. Javi dice:

    Muy bueno!!! A falta de alguna persona en la que puedas confiar tus secretos, miedos ó preocupaciones, qué mejor plan que sacarlos al exterior a través de ti mismo mediante la escritura???

    • Ame dice:

      Hola de nuevo Javi, me alegra que te guste. Escribir y escribir sobre uno mismo son dos cosas para las que mucha gente cree no estar preparado, pero yo creo firmemente que venimos todos preparados de serie y lo mejor es que el camino es alucinante una vez que empiezas…

  2. LOLA dice:

    Gracias por poner en palabras mis pensamientos, la escritura libera, pone distancia entre yo y mi problema (decisión, volcado de una experiencia -buena o mala-, etc) y me permite tomar decisiones desde la calma. Escribir me reconforta porque me sana, me alivia, me limpia. Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*