Pertenecer a algo grande sin dejar de ser TU

Ser de un lugar, compartir una visión del mundo, sentirte arropada participando en algo. Eso es ser de algo, es la sensación de conexión que a veces buscamos casi toda la vida. #incondicionalmente #grupo #lovetribes

Pertenecer a algo

Ser de un lugar, compartir una visión del mundo, sentirte arropada participando en algo. Eso es ser de algo, es la sensación de conexión que a veces buscamos casi toda la vida.

Podemos ser de muchas cosas, podemos participar en tribus, partidos, equipos e ideas y vivirlo como algo propio, personal, llegando a veces a perder nuestra propia identidad. Un grupo puede ser pequeño como el de tus amigas, los vecinos del edificio, tu familia, o puede ser más grande y cada vez más impersonal como un partido político, fans de un grupo de música, inquilinos de un mismo país…

Para la mayoría de estos grupos tengo que esforzarme, tengo que pasar por el aro, tengo que pagar de alguna forma. Ya sea con dinero directamente, ya sea con mi sacrificio, ya sea disciplinándome, ya sea tapando un poco o mucho de mí,… Y muchas veces me deja exhausta, desmotivada, triste. O quizás ocurre por rachas.

Estoy esforzándome por agradar, por cumplir, por convencer a otros de que merezco una oportunidad. Me deja sin espacio y muchas veces, cuanto más lo intento más desconectada me quedo de los demás.

 

Necesitar un lugar donde no parecer nada

 

Donde simplemente ser y donde sentirte aceptada. Esto lo sabes pero quizás en el fondo piensas que no existe y que si existe probablemente no tengas suerte en esta vida para encontrarlo.

Solitario es el mundo de quien lo hace todo sola, de quien cambia, progresa, desaprende y soluciona uno a uno y sin prisa sus problemas. Te sientes como un bicho raro a los ojos de las personas que no entienden tu camino. No han sido despertados, quizás aún no, a las maravillosas oportunidades que les ofrece esta vida más allá de lo que les ha caído cerca.

 

Encontrar un lugar

 

Hace un año tuve una temporada estresante que me hacía sentirme perdida en el caos.

Tuve la suerte de cruzarme con Vironika probablemente buscando en Internet algo más, algo con substancia, algo que me llenara, pero de otra forma, no temporalmente, no superficialmente.

Buscaba comprensión.

Di con su historia desgarradora. La historia de una mujer que ya desde muy joven aprendió a auto-despreciarse a si misma y tras años en el fondo de su oscuro pozo empezó a encontrar la salida, me sentí muy identificada.

Unió oriente y occidente, la sabiduría de uno con la determinación científica del otro y dio a luz un libro llamado The Love Mindset (La mentalidad del amor) que ya mencioné aquí. Probablemente el libro más importante que he leído en mi vida, o así lo siento ahora mismo. Me uní a su reto “30 Days Self-Love Challenge” el año pasado, inspirada por su historia, aunque a día de hoy no lo he terminado.

A raíz del reto, mi necesidad de aprobación de los demás salió a flote con mucha fuerza, estaba por todas partes. Esto no era ni mucho menos nuevo. Pero empezó a dejar de ser una masa abstracta que se cernía sobre mi para empezar a tener ojos, nariz, y boca, tenía tentáculos que llegaban a todas las esquinas de mi ser y me tenían secuestrada. El estrés me pillo por el camino y paré el blog, lo pare todo, me di tiempo.

Mientras, el grupo del reto fue ocupando espacio en mi mente. No porque estuviera allí a menudo que no era el caso, sino porque fui comprobando que aquel era un lugar seguro y especial. Había una aceptación total de cada persona, había un respeto profundo, un apoyo completo. Aquí no te daban consejos, no te decían qué hacer, aquí me sentía escuchada. Era además un lugar donde aprender de verdad a manejar tus reacciones a las historias de los demás, donde aprender a separar tus emociones de las historias de otros.

Y Vironika no era una gurú, no era una líder en el sentido tradicional de la palabra. Era una más, que aunque presentaba retos y nos provocaba, se volcaba y se dejaba ver como alguien completamente transparente.

 

Crear un espacio

 

El pasado verano despegó otro proyecto de Vironika, las Love Tribes. Era la misma esencia que el primer grupo pero gratuito y sin ningún reto asociado.

Desde septiembre soy una de las administradoras en uno de estos nuevos espacios, el Southern Europe Love Tribe. Tuve dudas y miedo por lo que pudiera pasar siendo yo la responsable, pero me tiré a la piscina. Era el más joven de los grupos y a día de hoy sigue siendo pequeño, pero lo que hay en ese lugar no lo he encontrado casi en ningún sitio.

Yo llegué embriagada por la filosofía de Vironika, no porque ella me hubiese adoctrinado sino porque fue un verdadero ejemplo de respeto, de compasión por uno mismo y los demás, y de generosidad más allá de lo que creía posible. Y creo que el grupo conserva, a su manera, esa atmosfera intacta.

Pensé que era una pena no poder compartirlo con personas de mi círculo por barreras de lenguaje y pregunté a Vironika si había pensado en hacer algo en otros idiomas.

En Enero montamos en poco tiempo el primer espacio en Español de las Love Tribes.

Se inauguró la semana pasada. Está abierto a toda persona que le pueda interesar formar parte de un lugar para seres humanos, sin ideologías de fondo, sin religiones, sin política, sin nada más que lo que cada uno de nosotros es, con nuestros miedos, nuestros errores, nuestras culpas y nuestra riqueza personal. Un lugar para compartir camino con otras personas que están creando el suyo y que están explorando en sí mismas las respuestas que hasta ahora no han encontrado.

Es absolutamente gratuito, igual que mi “trabajo” como administradora es completamente voluntario y no remunerado económicamente (creo que gano mucho más que si recibiera dinero).

No es un programa a seguir, no es una secta, no es un reto, no hay un camino marcado ya que cada persona va con lo puesto, con lo que le preocupa ahora mismo, con lo que le ocurrió esta mañana o con lo que ha descubierto leyendo algo que sintió que estaba escrito solo para sus ojos. Ya sabes, esas cosas que a veces puede parecer difícil compartir con otros.

 

Quiero invitarte

Love Tribe en Español

Quiero invitarte a este grupo. A que leas la página de inicio del grupo en español para que sepas exactamente cómo funciona y si crees que puede ayudarte, me encantaría que te unieses a nosotros.

Si llevas tiempo buscando un lugar al que pertenecer sin dejar de ser tu, sino para serlo más, no hace falta que sigas buscando (espero).

Y si no es aquí que sea otro lugar, pero búscalo y no desistas porque mereces que uno de los grupos, tribus o roles a los que perteneces te arrope y te apoye en tu camino sin más.

Ya sabes que la puerta siempre está abierta para ti.

 

Quiero agradecer

 

Quiero dar las gracias a Gabriela y a Sandra porque han sido iniciadoras de este grupo y tienen su corazoncito puesto en él. También a mi compañera Des a la que adoro por ser tan real y a Vironika por haberme provocado sin querer todo el año pasado para que hoy este en el lugar que estoy y sintiéndome tan llena como me siento.

Gracias a lo que he experimentado y experimento en estos lugares virtuales ya no siento tanto la necesidad de probarme a otros, ni reacciono a la provocación o la agresión de la película del que tengo al lado. Me siento segura conmigo y sinceramente, para mí esto es oro.

 

¿Te animas? (-:

Publicado en Blog Etiquetado con:
4 Comentarios en “Pertenecer a algo grande sin dejar de ser TU
  1. Ruby dice:

    Hola Ame, como siempre me ha tocado mucho lo que escribes. No conocía el libro, pero ya sólo con la historia de Veronika creo que necesito leerlo. Yo soy colombiana y en nuestra cultura un poco represiva casi que nos crían para necesitar la aprobación de los demás y sin darnos cuenta dejamos de ser nosotros mismos poco a poco hasta perdernos. Afortunadamente cada vez son más los espacios o los lugares que nos invitan a reencontrarnos y voltear nuestra mirada al interior. Me gusta pensar que el mundo está teniendo un “nuevo despertar”. La historia que cuentas y tu blog mismo me hace pensar que es así. El grupo sin duda parece algo liberador. Muchas gracias por la invitación.

    • Amelia Mirón dice:

      ¡Bienvenida Ruby!

      Estoy muy de acuerdo contigo, tenemos mucha suerte de vivir en este despertar de occidente y de esta nueva manera de mirar el mundo, la vida y el trabajo.
      Me alegro mucho de tenerte por aquí. Muchas gracias por leerme. Esta es tu casa 🙂

      Un abrazo!

  2. Esti dice:

    Desconocía por completo tanto el libro, como estas iniciativas así que me voy a pasar a echarlas una ojo ya mismo. Creo como tú, que por querer sentirnos parte de algo siempre ocultamos partes de nosotras mismas, en parte es la cultura de “bienquedismo” y “lo políticamente correcto” que la sociedad nos enseña que debemos tener…
    Gran artículo como siempre
    ¡un abrazo!

    • Amelia Mirón dice:

      ¡Hola Esti!

      Estoy de acuerdo, y lo peor es que muchas veces no somos conscientes por eso tampoco se trata de ir diciéndole a la gente que tiene que entrar o salir de ningún sitio, cada uno debe llegar a donde debe llegar. Y desde luego aprender a ver cuando está realmente a gusto, que suena tonto pero no es nada simple 🙂

      Muchas gracias
      ¡Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*